Los garajes son una parte muy significativa de las casas y edificios. Son más que un espacio para guardar los automóviles o las herramientas: son una entrada en sí mismos y una porción esencial de la fachada de la construcción. Por esa razón, cada vez más se le da un valor estético y funcional a las puertas de los garajes.

Hay diferentes tipos de puertas de garajes. Existen para grandes y pequeños presupuestos. Igualmente hay para adaptarlos al tamaño del espacio disponible.

Las 4 puertas de garaje más vendidas

A continuación, los tipos de puertas de garaje más vendidos.

Correderas:

Las puertas correderas, son las que se deslizan sobre uno o dos carriles, que pueden ubicarse abajo y arriba. Son muy comunes y se pueden decorar y elaborar en acero con los diseños que se deseen para darle personalidad al edificio. Del lado positivo, tenemos su fácil instalación y mantenimiento. Del lado negativo, solamente se pueden usar en aquellos sitios que tengan un espacio equivalente a la puerta para guardarla mientras esté abierta. Si la construcción tiene un frente grande, es ideal.

Basculantes:

Las basculantes son aquellas que giran verticalmente hasta quedar perpendiculares. Normalmente se hacen en diseños lisos y poco decorados, aunque se le pueden añadir accesorios, como ventanas. También se pueden pintar simulando la textura de la madera, para hacerlas más únicas. Al igual que las correderas, tienen a su favor lo económicas que resultan. Sin embargo, por el lado negativo, necesitan de un espacio considerable para abrirse. Si la fachada tiene una acera de tamaño considerable, es perfecta.

Seccionales:

Son las que tienen un aspecto de persiana. Las puertas de sección o seccionales, están formada por una serie de paneles horizontales unidos por bisagras. Para abrirla, los paneles se deslizan y se colocan por la parte interna del techo, gracias a unas guías que se colocan allí. Se pueden decorar de diferentes formas, desde un solo color hasta texturas más elaboradas. Además, tienen un coste bajo y son ideales para espacios reducidos, pues prácticamente se capitaliza cada centímetro. Si su garaje es pequeño, es la opción correcta, ya que puede dejar el automóvil estacionado a pocos centímetros de la puerta sin ningún problema.

Batientes:

Son aquellas que se abren en ángulo de 90° de forma horizontal. Su mecanismo es parecido a las basculantes, con la diferencia de la forma en que giran. Al igual que las correderas, pueden tener un diseño más libre, desde uno liso y sobrio hasta más elaborados y florales. Del lado positivo, dan un aspecto muy elegante y distinguido al lugar. Mientras, del lado negativo, está su coste, que suele ser más elevado que las otras opciones y que solamente se pueden usar en fachadas con aceras o interiores grandes, pues ocupan un espacio considerable al abrirse. Si usted cuenta con los metros necesarios, esta es la puerta que usted necesita. Leer aqui más sobre puertas batientes

Todas estas opciones tienen a su vez dos variantes: manual y automáticas. Si bien las manuales son más económicas, las automáticas tienen a su favor que deslizan las puertas de forma gradual y causando menos desgaste en las puertas. Así que todo depende del gusto del usuario.

En este post sobre precios de puertas de garaje puede servirle de ayuda a la hora de escoger cualquiera de estos modelos.

Llámeme ahora
+
Llámeme