Tener un coche no es barato. Aparte de lo que cuesta el precio del propio vehículo, debemos pagar gasolina, seguro, impuestos, aparcamiento, parking, ITV, etc. Por no tener en cuenta lo que cuestan las multas, así como las posibles reparaciones de golpes, rayaduras e incluso pequeños accidentes. Cualquiera de estos gastos extra siempre es inoportuno, ya que un golpe vendrá en el momento que menos lo pensemos. No obstante, debemos estar preparados porque esto va a ocurrir tarde o temprano seguro.

Uno de los golpes más comunes, aunque parezca lo contrario, son los que se producen por las barreras de los parkings. Lo primero que debemos hacer es avisar a la empresa de mantenimiento del parking para que verifique si la barrera sufre algún tipo de avería. Existen casos en los que el parking no tiene contratado el servicio de mantenimiento, por lo que en este caso deberíamos avisar a una empresa especialista en el mantenimiento de barreras de parking para que compruebe su funcionamiento y qué es lo que ha podido fallar.

Quién es responsable por los golpes provocados por barreras de parking

Es muy probable, o debería serlo, que nuestro parking tenga contratado un seguro que cubra los daños en caso de un siniestro por caída de la barrera y daños producidos a un vehículo.

Es en este momento donde surge la pregunta de quién indemnizará esos daños. Ahora se pueden dar el siguiente supuesto: que la empresa encargada del mantenimiento de la barrera determine que no existe ningún problema con su funcionamiento, por lo que en este caso tenemos un problema, ya que el seguro del parking no se hará cargo de daño alguno si no le podemos demostrar que puerta no funciona correctamente. Es lógico por otra parte.

¿Qué hacemos entonces? Pues en realidad, lo cierto es que sólo tenemos dos posibles alternativas:

1) Que la aseguradora que cubre el parking ignore la reclamación de daños del propietario del vehículo que ha sufrido los daños, dado que la empresa encargada del mantenimiento de dicho parking ha determinado que no existe ninguna constancia de un mal funcionamiento técnico de la barrera. En este probable supuesto, el propietario del vehículo damnificado recurrirá a su seguro particular, y dicho seguro reclamará al parking los daños causados. El resultado de dicho procedimiento es completamente incierto. Es bastante probable que el parking tenga que pagar los daños, pero no se puede garantizar.

2) Ante la amenaza de que ocurra la primera situación en la que el particular del vehículo dañado acuda a su seguro para reclamar los daños, el parking puede optar por abonar directamente el importe de la reparación de estos daños para quitarse de un posible y siempre incómodo proceso judicial.

Como podemos ver, cualquiera de los dos supuestos ofrece unos resultados muy inciertos y con pocas posibilidades de saber cómo terminará el asunto. Lamentablemente, lo único que se puede hacer es recomendar a los conductores que siempre circulen con la máxima precaución posible para evitar a toda costa este tipo de inconvenientes.

Llámeme ahora
+
Llámeme